NacionalNacionalesPortadaPrincipal

ELIGE/ ¿Control o influencia?

0

Por Mariana Morán, Presidenta de Equidad, Libertad y Género (ELIGE) A.C

En la economía del conocimiento actual, que ha sido testigo de la ruptura constante de las jerarquías tradicionales y los silos funcionales, el poder tiene menos que ver con el control y más con la influencia.

Esta es una forma diferente de entender cómo funciona el poder en las organizaciones. No se trata de coacción a la gente, se trata de movilizar apoyo político. Los líderes no pueden lograr sus objetivos sin una amplia base, por lo que el capital político es importante para los líderes.

Existen siete formas distintas de capital político: humano, social, reputacional, económico, simbólico, organizacional y cultural.

Estas formas pueden trabajar juntas simbióticamente al combinar, por ejemplo, el capital social de sus conexiones de red con el capital simbólico de su puesto de trabajo y el capital reputacional de cómo se percibe su valor dentro de la organización, permite que cada una de estas fuentes se alimente una de la otra.

Para maximizar el capital político, debe mirarse más allá de los lugares habituales, y a veces incluso más allá de la organización. Para hacer bien nuestro trabajo, generalmente dependemos de todo tipo de personas, lo sepamos o no.

Así, se necesita encontrar los actores críticos de los que dependerás, incluso los compañeros que quedan fuera de la industria o el mercado. Es sutil, pero sigue siendo una valiosa fuente de capital político.

Diversificar también es útil porque ciertas formas de capital pueden ser más o menos útiles para su trabajo a medida que evoluciona. Cuando se mudan a un nuevo rol, la mayoría de las personas usan las fuentes de capital político que utilizaron en el pasado, pero eso no necesariamente va a ayudar a tener éxito en el siguiente nivel. No se puede confiar exclusivamente en la experiencia pasada para saber cómo acercarse a una nueva posición.

Cuando los líderes flaquean después de la promoción, a menudo es porque dependen de formas de capital político que les ayudaron a llegar a donde están y no logran desarrollar y emplear a otros nuevos.

Ahora, en la economía del conocimiento, pocas fuentes de capital político son tan valiosas como la reputación. Una buena reputación tiene el efecto de alimentarse de sí mismo. Pero lo contrario también puede ser cierto. La reputación positiva genera respaldos y un mayor apoyo, lo que conduce a más oportunidades y puede aumentar la confianza, mejorar el bienestar y el rendimiento.

Prepararse para el círculo virtuoso implica negociar las primeras asignaciones que probablemente produzcan éxito, comunicar sus contribuciones y construir relaciones con corredores de reputación formales e informales.

Al tiempo que se construye capital político, también vale la pena tener en cuenta que las nociones de poder están cambiando en muchas culturas del lugar de trabajo. El poder ahora significa que otras personas se identifiquen con uno.
El poder, después de todo, es la capacidad de convencer a quienes te rodean de que actúen de maneras que apoyen tus objetivos.

 

SEMILLAS/ Palabras para sanar

Previous article

CONSULTORÍA EMPRESARIAL/ Población no bancarizada

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.

More in Nacional