EconomíaPortadaPrincipalPrincipales

PORTAFOLIOS / La edad de emprender

0

Por Alan Ramírez Flores, CEO de Coperva y autor de Liderazgo para tod@s

¿Quién es más exitoso, el emprendedor de mediana edad o quien lanza su empresas en sus 20 y 30 años? La edad promedio de los fundadores de startups exitosas es de 45 años. Sin embargo, los menores de 40 años dirigen más del 40% de todas las nuevas empresas.

Más aún: muchos empresarios conocidos tuvieron un comienzo temprano. Mark Zuckerberg, Bill Gates y Steve Jobs comenzaron sus empresas cuando tenían 20 años, con lo que afianzaron la creencia de que los empresarios más exitosos comienzan jóvenes.

A la par, hay quienes creen que los años de experiencia y las lecciones aprendidas de los mayores contribuyen a su éxito descomunal.

Un reciente estudio de la Escuela de Negocios de Copenhague encuentra que los emprendedores de entre 20 y 30 años aprenden e invierten con el tiempo y, en última instancia, pueden dirigir nuevas empresas que son aún más productivas que las fundadas por empresarios mayores.

En sí, los empresarios que comienzan temprano a dirigir una empresa y luego abren una segunda pueden tener bastante éxito, y en muchos casos son incluso más exitosos que los emprendedores que comienzan en la mediana edad. La conclusión de este estudio es: los jóvenes que se convierten en empresarios en serie ven sus ingresos por ventas casi duplicarse entre su primera y segunda empresa. Incluso, su segunda empresa suele ser más grande que la típica empresa de empresarios mayores.

De hecho, el 9% de todos los nuevos emprendedores, pueden evolucionar para tener mucho éxito. Son un grupo selecto y son verdaderos buscadores.

En el estudio se analizaron más de 131,000 empresas, la mayoría de las cuales de emprendedores que comenzaron solo una empresa.

En promedio, los emprendedores tenían 38 años y 13 años de educación. El 75% eran hombres. De todas las empresas analizadas, una combinación de empresas unipersonales y corporaciones de responsabilidad limitada en todas las industrias, el 18% fueron administradas por empresarios en serie.

En general, estas empresas posteriores tendieron a tener más éxito con el tiempo que las novatas o independientes. En promedio, las primeras empresas de los emprendedores en serie eran un 57% más grandes en su día de apertura que las empresas fundadas por novatos.

Los investigadores descubrieron que los jóvenes emprendedores en serie, aquellos entre mediados de los 20 y principios de los 30, se dan cuenta de mayores rendimientos a medida que abren su segundo negocio. Las ventas en las primeras empresas de los fundadores más jóvenes promediaron $ 92,750 y crecieron 82% en su segunda compañía.

A la par, las ventas en las primeras empresas de los emprendedores de mediana edad comenzaron más altas, con casi $ 125,000, pero sus segundas empresas eran solo 20% más grandes que las primeras compañías que fundaron y nunca igualaron el nivel de ventas promedio de las segundas empresas de los empresarios más jóvenes.

Las segundas empresas de jóvenes emprendedores en serie generalmente no fracasan tan a menudo o tan rápido como las dirigidas por emprendedores novatos. Las nuevas empresas dirigidas por novatos fracasan, en promedio, tres años y medio después de su apertura.

Ahora, el 7% de los emprendedores en serie, como se les llama a los fundadores de una segunda o más empresas, tenían un padre empresario y generaron ventas 5,9% superiores a las de otros emprendedores. También se develó que a medida que los jóvenes emprendedores en serie progresan, también son más propensos que los mayores a registrar su segundo nuevo negocio para protegerse de pérdidas personales en caso de que sus empresas fracasen.

Este nuevo negocio en general se trata de una Compañía de Responsabilidad Limitada (LLC), es decir, una entidad comercial legalmente registrada limitada por acciones. La responsabilidad limitada implica que todos los accionistas son responsables de todas las deudas en las que incurre la compañía.

La ventaja de una LLC es que ningún acreedor puede perseguir su riqueza personal si su empresa fracasa. Brinda protección a la baja, y cuando tiene protección a la baja, asumirá proyectos más riesgosos al comenzar su nueva empresa. El éxito de la empresa es más probable cuando el empresario asume mayores riesgos, por lo que pasar al estado de LLC con la segunda empresa sustenta el mayor éxito de ventas.

 

CONSULTORÍA EMPRESARIAL / El director financiero bajo la lupa

Previous article

CONTEXTOS / Expertos digitales

Next article

You may also like

Comments

Comments are closed.

More in Economía